SALMÓN MARINADO PASO A PASO por Marivi


Continuamos con nuestra sección de Navidad y que mejor que un buen salmón marinado por nosotros mismos para acompañar nuestro huevo hilado que acabamos de hacer?.


Aquí la única dificultad es encontrar el eneldo fresco, os lo aseguro. Ha sido misión imposible, pero finalmente una compañera me lo encontró y me lo trajo. 

En mi casa se lleva haciendo desde siempre.

Yo os propongo tres formas de presentarlo. Una con una capa de queso de untar y eneldo fresco, otra con huevas de mujol y unas gotitas de limón y otra con nuestro huevo hilado. 

UHHHHMMMM, riquísimo en cualquiera de las tres formas. 

INGREDIENTES: 
  • Salmón 
  • 500 gr. de sal gruesa
  • 500 gr. de azúcar
  • Eneldo fresco
  • Aceite de girasol
PREPARACIÓN:

Mezclamos en un bol el azúcar y la sal, que esté muy bien mezclado. Yo para este trozo, que es pequeño he empleado estas cantidades, y también depende del tamaño de la fuente. Cuanto más pequeña menos mezcla hace falta, evidentemente. 


Limpiamos el salmón de espinas.



Las tiene por aquí, si pasamos el dedo a contrapelo, las tocamos. Son largas y gordas, con unas pinzas se sacan sin dificultad.


Picamos un poco de eneldo y lo esparcimos sobre el lomo.


En una fuente honda ponemos una buena cama de la mezcla, la mitad más o menos. 


Colocamos el salmón con la parte de la piel hacía abajo y cubrimos con el resto de la mezcla. 



Que quede muy muy bien cubierto.

Lo dejamos en la nevera entre 8 y 12 horas. 

.......... al día siguiente, lo sacamos de la nevera y lo lavamos con agua fría, para quitarle todos los restos de la mezcla de azúcar y sal. La sal y el azúcar han absorbido la humedad del salmón y lo han curado. 



Lo secamos muy bien con papel de cocina y le quitamos la piel. Para quitarle la piel, ponemos el cuchillo totalmente plano en paralelo a la piel, por la parte más gordita, y en paralelo vamos quitando la piel, apoyando la otra mano sobre el lomo. Se quita muy muy fácil. 

Cortamos tiras lo más finas posibles. 


Y cuando las tengamos todas cortadas, en un tupper hermético ponemos una fina capa de aceite y vamos colocando con mimo el salmón.
Cuando esté todo terminamos de poner aceite hasta cubrir. Tiene que cubrir bastante, para que el salmón no se seque y se conserve bien. 

Yo he llegado a tenerlo casi un mes en perfectas condiciones. Tiene que estar siempre bien cubierto y en un buen tupper hermético. 

A disfrutar!!!!!!