10 nov. 2017

CROQUETAS DE POLLO por Marivi


Esta es una de las muchas recetas de aprovechamiento que se hacen en todas las casas. En esta ocasión las he hecho con los restos de pollo asado que nos sobró el otro día y que guardé con su salsita para hacer unas croquetas. Se pueden hacer de lo que quieras, aquí la imaginación juega mucho.

Las croquetas son de las comidas que más me gustan, junto con el ajo arriero manchego o atascaburras, que algún día os haré. 

INGREDIENTES ( para unas 19 croquetas):
  • 400 ml de leche entera
  • 50 gr. de mantequilla
  • 50 gr. de harina común
  • Restos de pollo asado y su salsita
  • Sal
  • Nuez moscada
PARA EMPANAR:
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • aceite

PREPARACIÓN:

Ponemos la mantequilla a derretir en una sartén, seguidamente echamos la harina, la tostamos un poco, para que luego no sepa a harina cruda, y seguidamente añadimos el pollo cortado en trocitos, la salsita y le damos un par de vueltas con todo. El poquito de salsita que le añadamos le va a dar un gustito muy bueno, ya que está concentrado todo el sabor. 


Añadimos casi toda la leche, menos un vaso, y con una espátula o una varilla, a mi se me da mejor con una espátula de madera, vamos dando vueltas y moviendo con la parte plana, para ir deshaciendo la harina y que no queden grumos.

Añadimos un poquito de sal,  una pizca de nuez moscada y un poco más de leche, y no dejamos de mover. 


Seguimos moviendo y cuando se halla chupado casi toda la leche añadimos la que nos queda.

Seguimos sin dejar de mover que se vaya cociendo a fuego muy lento.

Tiene que quedar una masa dura pero suave, lo suficientemente espesa para poder hacer bolas, pero no un mazacote duro. La croqueta tiene que ser cremosita por dentro, pero si la dejamos muy blanda luego no se puede manejar para hacer las bolas. Ahí está la dificultad de darle el punto.

Tened en cuenta que al enfriarse coge más cuerpo y se espesa un poco más.


Eso lo sabréis con la experiencia. Pero no es difícil. 

Cuando ya esté bien cocida se pone en un plato o fuente para que se enfríe. 


Ahí la dejamos hasta que esté completamente fría.

Yo para que me salgan todas más o menos iguales me ayudo de una cuchara medidora. 


Cogemos un poco de masa, le damos unas vueltas con las dos palmas de las manos, la pasamos por huevo batido, por pan rallado y la freímos.




Cuando estén doraditas las vamos sacando a un plato con papel absorbente para que no tengan exceso de aceite.


Freímos las que queramos y las que no, las empanamos igualmente y las colocamos en un taper y al congelador o la nevera.



Hala a disfrutar!!!!.





Han quedado cremositas y buenísimas de sabor, además con el pan rallado ese gordito están crujientes.

Súper buenas. 







1 comentario:

IMPRIMIR O GUARDAR ESTA RECETA

Print Friendly and PDF