EMPANADA DE ATÚN por Marivi



La empanada, plato típico de la gastronomía gallega, no es otra cosa que un pastel, hecho con una masa de pan muy fina, y relleno de lo que se quiera.

A mi me gusta con masa de hojaldre, pues queda más fino al paladar y no tan mazacote. Es muy fácil de hacer y muy socorrido para una cena, ya que con cuatro cosas que tengas en la nevera te montas una empanada que "pa qué".





INGREDIENTES:
  • 2 planchas de hojaldre o de masa para empanada (según el gusto)
  • Un pimiento verde pequeño
  • Un pimiento rojo asado o en su defecto del piquillo
  • 2 latas de atún en aceite
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • 1/2 cebolla
  • Aceite
  • Sal
PREPARACIÓN:

Ponemos a precalentar el horno a 180º y mientras tanto preparamos la farsa.

En una sartén ponemos la 1/2 cebolla cortadita en trozos pequeños y el pimiento cortado de la misma manera, con un poquito de aceite.

Añadimos una pizca de sal para que "sude" la cebolla. Sí, he dicho sudar, que pasa?, la pobre cebolla también suda con el calor.....jajajajja, que le vamos a hacer.

Pues eso, HALA que sude. Cuando esté todo bien pochadito, quitamos el aceite que nos ha quedado en la sartén y añadimos el pimiento asado cortado en trocitos pequeños, el atún (muy muy bien escurrido), y le damos un par de vueltas para que se rehogue todo.


Añadimos el tomate frito y lo volvemos a rehogar dándole otras dos o tres vueltas a todo, probamos de sal y añadimos si hace falta. Apagamos el fuego.


En una bandeja de horno, con el mismo papel que trae, ponemos el hojaldre y lo pinchamos con un tenedor.

Ponemos nuestra farsa o lo que es lo mismo, el relleno que hemos hecho, sobre el hojaldre, sin llegar a los bordes, pues luego tenemos que poner la otra plancha y cerrar como si fuera una empanadilla.


Pinchamos la otra plancha, y la ponemos encima de la otra, con cuidado. Vamos doblando las dos orillas juntas, hacia el centro, y luego, para que quede más bonito, marcamos con un tenedor. Hacemos una cruz con un cuchillo, en el centro, para que salga el vapor y haga de chimenea.
Pintamos con una yema de huevo batida, para que coja un color doradito.


Lo metemos en el horno, a media altura, y lo horneamos hasta que tenga un color doradito.

La sacamos y la dejamos enfriar un poco antes de servir. Lo ideal es que esté templadita o a temperatura ambiente.

Buenísima y muy fácil.